Nuevo sistema de previsión social complementaria en el sector

El 1 de mayo, día del Trabajo y de los trabajadores, es la ocasión perfecta para reflexionar sobre los derechos de los trabajadores y su situación en el mercado laboral. En el sector asegurador tenemos muchas cosas de las que enorgullecernos en este terreno. No pocas ya las hemos contado. Hemos contado, por ejemplo, que tenemos una tasa de temporalidad ridícula o que nuestros puestos de trabajo son mega-estables, pero hay una cosa que se nos quedó pendiente. Hasta hoy, claro: los sistemas de previsión social complementaria.

Uno de los elementos por los que se mide la adecuada gestión de trabajadores hoy en día es la previsión complementaria. En España puede que estemos un poco despistados en esto; pero en casi cualquier país desarrollado del mundo, lo primero que pregunta un trabajador nuevo en una empresa es cuánto va a cobrar, y lo segundo es en qué consiste el «paquete social», como se lo suele definir, es decir, cuál es el plan de previsión que tiene la empresa.

Un plan de previsión es un esquema organizado en el cual el trabajador va desplazando una parte de su salario hacia el futuro. En lugar de gastarlo en el momento presente, lo coloca en un esquema de ahorro junto con sus compañeros de plantilla. El dinero resultante se invierte y mediante esas aportaciones y esa inversión, el trabajador va generando el derecho a cobrar un dinero (el resultado de sus aportaciones más el rendimiento de las mismas) en el futuro, normalmente en el momento en que se jubile. Ahorrar así, todos juntos, suele ser mejor negocio que hacerlo uno a uno porque las capacidades financieras y, sobre todo, de diversificación, son mejores.

Con un plan de previsión, parte del sueldo del empleado se traslada al futuro ya que lo cobrará cuando se jubile

El sector asegurador es conocido por ser habitual gestor de este tipo de soluciones de previsión. Pero, en realidad, también debería ser conocido como impulsor de las mismas. Alguien podría pensar: «en casa del herrero, cuchillo de palo; las aseguradoras seguro que no tienen eso que le dicen a las demás empresas que deben tener». Pero no es cierto. El sector asegurador tiene una honda tradición de creación de esquemas de previsión a favor de sus trabajadores. De hecho, aproximadamente el 60% de los trabajadores del sector ya disponían de sistemas de previsión social complementaria de empresa, y, a partir de ahora, con la firma del último convenio sectorial, se ha dado un paso más allá, para que queden incluidos en tales sistemas el conjunto de los trabajadores del sector, impulsando la creación de esquemas modernos y homologables con los existentes en otros países de nuestro entorno.

Así las cosas, el chollo de trabajar en seguros es, también, el chollo de jubilarse en él.

Así es el nuevo sistema de previsión social complementaria en el sector asegurador