Las motos de España en cifras

Que España es un país que se pirra por las dos ruedas es algo evidente. En el circuito lo hemos ganado todo. Varias veces, muchas veces. La presencia de ciclomotores, motos y escúteres es muy superior a la que se puede ver en la mayoría de los países europeos. Por ello le hemos dedicado un informe específico a las estadísticas de motos, realizado en colaboración con Anesdor, que puedes consultar online y del que aquí mismo te vamos a dar los principales datos.

Estimamos que en España circulan asegurados casi 1,6 millones de motoristas, 870.000 en escúteres y unos 490.000 en ciclomotores. Contra lo que se piensa a menudo, el ciclomotor no es un vehículo sólo de gente muy joven; de hecho, los conductores en la tercera edad son tan importantes en volumen como los jóvenes. Motos y escúteres son conducidos fundamentalmente por personas de mediana edad.

Según nuestro estudio estadístico sobre motos, la región de España con más vehículos de dos ruedas es Andalucía. Por allí ruedan unos 685.000 vehículos de dos ruedas, según las estimaciones; eso son unos 100.000 más que la comunidad autónoma que va detrás, que es Cataluña. Sin embargo, si lo vemos por provincias la que más vehículos de dos ruedas tiene es Barcelona, con aproximadamente 430.000; lo cual son unos 80.000 más que los que circulan por la Comunidad de Madrid, que es la segunda de la lista. Sin embargo, si lo que se tiene en cuenta es la relación entre vehículos y población (tasa de motorización), lo que se encuentra es que la provincia más penetrada por los ciclomotores es Cádiz; la que presenta mayor presencia relativa de las motos es Málaga; y, por último, la provincia en la que la presencia del escúter es más capilar es Gerona.

Hay una característica muy interesante y positiva de los conductores de motos y escúteres, que aflora cuando se procesan los datos. El papel dentro del parque de vehículos por parte de aquéllos de más potencia crece con la edad, para volver a descender ya en los últimos tramos de ésta. Esto sugiere que el motero español, y muy particularmente el motero joven, es un conductor con nivel de consciencia sobre sus propias capacidades y la necesidad de adaptarse poco a poco a los vehículos, lo que le lleva a incrementar progresivamente la potencia de la moto o escúter que conduce. Los datos sugieren, por lo tanto, que el conductor de dos ruedas, tal vez porque es su propio chasis, tiende a ser consciente de que debe evolucionar como conductor antes de tratar de conducir vehículos demasiado potentes.

Ésta es, sin duda, la mejor receta para disfrutar de un vehículo como la moto durante mucho tiempo. Y a muchos de los moteros españoles parece que nadie se la tiene que enseñar.

Descarga el informe completo

Las motos de España, en cifras