¿Sabes todo lo que se puede asegurar en una boda?

Julia Roberts protagonizó en la gran pantalla varias bodas a finales de los noventa. En una era la Novia a la fuga y daba el plantón a su prometido novio por fobia al compromiso. En La novia de mi mejor amigo, no era ella quien se casaba sino su mejor amigo, de quien resulta estar enamorada; así pues, la boda tampoco acababa en matrimonio. Dos ceremonias aparentemente canceladas. Dos banquetes que parecen echarse a perder.

Si, desde luego, esto te pasa en la vida real, más vale que tengas un seguro de boda. Así, al menos el disgusto sólo se lo llevan los familiares y amigos que se quedan con ganas de gorronear en la barra libre y que, además, se han gastado dinero para ir bien guapos para la ocasión. Y es que detrás de una invitación de bodas hay muchos gastos, tanto para los novios como para los invitados.

Según los datos de un informe publicado por la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI), el gasto medio de una boda se sitúa en torno a 16.500 euros en España. Dentro de todos estos gastos están la vestimenta, el banquete, la barra libre, las alianzas, las arras, noche de bodas, una luna de miel modesta…

En España se casan al año unas 165.000 personas. Ahora estamos en plena temporadas de bodas porque junio es uno de los meses con más casamientos.

El gasto medio de una boda se sitúa en torno a 16.500 euros en España

Según los últimos datos publicados por el INE en la Encuesta de Matrimonios, el pasado junio se casaron más de 20.000 parejas. Todas ellas celebraron su amor por todo lo alto, aunque probablemente muchas de ellas tuvieron percances que hicieron que el día más importante de sus vidas se convirtiera en un día de disgustos. El vestido se rompe, el novio tiene un accidente unos días previos al acontecimiento y queda hospitalizado o el fotógrafo no se presenta … Todas estas situaciones tienen fácil solución si tienes un seguro de bodas contratado.

Puede sonar un tanto raro casarse con un seguro de bodas pero lo cierto es que puede salvarte en situaciones que te pueden provocar quebraderos de cabeza el día que das uno de los pasos más importantes.

¿Qué suele cubrir un seguro de bodas?

  • Reorganización de la boda: El seguro asume los gastos de la reorganización de la boda (con el límite que fije el contrato).
  • Reemplazo de la vestimenta: Si el chaqué del novio o el velo de la novia se pierden o se dañan durante la boda, el seguro indemniza el reemplazo. Eso sí, habitualmente la cobertura abarca sólo hasta 48 horas después de la celebración.
  • Cobertura de gastos adicionales derivados de problemas con proveedores: Si tienes un problema con un proveedor como el catering o el fotógrafo que te lleva a la necesidad de tener un coste adicional, el seguro te lo puede cubrir.
  • Cobertura de daños:
  1. De los regalos de boda: El seguro cubre la pérdida o el daño por accidente, robo o incendio de los regalos de boda. Habitualmente reembolsa el valor económico de los objetos.
  2. De los anillos: Están asegurados por pérdida o daño accidental, normalmente durante un plazo (por ejemplo, desde 7 días antes del gran día y hasta el día después).
  3. De las flores y tarta de nupcias. Pueden estar aseguradas por pérdida o daño accidental desde 36 horas antes del evento hasta el final de la recepción.

Pero la acción del seguro no acaba aquí, porque después de la boda llega la luna de miel. Para este viaje también hay un seguro que cubre principalmente la cancelación o la interrupción del viaje por si debido a una causa de fuerza mayor, el viaje no se lleva a cabo o debe ser suspendido. En este caso, la aseguradora devolverá los gastos de las reservas no disfrutadas.

En definitiva… un seguro de bodas puede hacerte que llegues al Sí, quiero algo más tranquilo.

¿Sabes todo lo que se puede asegurar en una boda?