¿Cómo se protege un youtuber?

En el año 2014, un hombre residente en la localidad estadounidense de Virginia Beach subió a Youtube el video de lo que según era una mensajera que fue a su casa a dejarle un envío y después decidió orinarse en la calle. La empresa responsable de la mensajería consideró que el video era falso y llevó al hombre a los tribunales por difamación.

Esta anécdota, un tanto folclórica la verdad, es una de las muchas, y no pocas de ellas mucho más serias, que puedes encontrar a poco que navegues por la red buscando historias de asuntos judiciales relacionadas con Youtube o con cualquier otra red social basada en imágenes de video. Una actividad que cada vez se produce más.

En esencia, el seguro de youtuber es un seguro muy clásico. Se basa en nuestro viejo amigo el seguro de responsabilidad civil, esto es, el daño económico producido a un tercero por nuestras acciones y que, consecuentemente, debemos reparar. Cuando un Youtuber cuelga un video que un tercero considera le ha producido un daño económico, ese alguien es susceptible de reclamar dicho daño y, cuando menos, el responsable del video tendrá que defenderse. En el mundo actual, además, las cosas se complican un poco más porque existen youtubers que han conseguido audiencias muy elevadas y que incluso monetizan sus videos, lo cual quiere decir que, mediante la publicidad, ganan dinero si la gente los ve.

La persona ofendida, además de reclamar,  puede argumentar que el presunto ofensor ha conseguido ganar dinero con su acción

En estos casos, además, no sólo existe el daño que la persona ofendida reclama, sino que también se puede argumentar que el presunto ofensor ha conseguido ganar dinero con su acción.

¿En qué ha cambiado el seguro de responsabilidad civil con la tecnología?

Como te hemos dicho, en realidad, lo que cubren los seguros de responsabilidad civil son supuestos muy clásicos que existían antes de internet y del fenómeno de las redes sociales. Sin embargo, este tipo de sucesos tienen características muy particulares que hay que tener en cuenta; y entre ellas está una muy importante: cualquiera puede verse implicado.

Piénsalo: hoy en día todo el mundo sube videos a la red. Muchos de ellos incluso son menores de edad, lo cual debería hacer reflexionar a sus tutores, porque si pasa cualquier cosa ellos podrían ser los responsables. Se trata, por lo tanto, de un ámbito clásico del seguro responsabilidad civil, pero que ha saltado a ámbitos donde ésta tenía, hasta ahora, otra naturaleza (como que tu mascota dañase a un vecino, o que tu hijo rompiese una ventana jugando al fútbol).

Quizá por eso sea buen consejo pensarse las cosas dos veces, y planificar el flanco asegurador, si uno quiere ser un actor muy presente en las redes sociales como Youtube. El seguro de defensa jurídica y el seguro de responsabilidad civil (que te recordamos suele estar incluido en el de tu hogar, aunque también será normal que lo tengas si ejerces ciertas profesiones) pueden ayudarte si tienes un problema de éstos.