Todo sobre los seguros para mascotas | Blog Estamos Seguros Todo sobre los seguros para mascotas | Blog Estamos Seguros

Que tu mejor amigo no te dé un disgusto: te lo contamos todo de los seguros para mascotas

Escribir la palabra “mascota” en cualquier buscador arroja unas 200 millones de referencias. Si algo les gusta a los humanos es hablar, conocer, cuidar de sus animales de compañía… Los dueños de mascotas desean velar por el bienestar y la salud de los animales con los que conviven. Pero la legislación española obliga a responder legalmente por los daños que nuestra mascota pueda causar a un tercero. Ya se trate de daños personales o materiales. Y es que, aunque tú le quieras mucho, “tu mejor amigo» te puede dar más de un quebradero de cabeza. Por eso, para evitar situaciones indeseadas, ya sabes: echa mano del seguro.

Los daños que pueden generar las mascotas pueden asegurarse por dos vías. A través del seguro de hogar o contratando un seguro de mascotas específico. El pasado verano entró en vigor una nueva ley para regular y proteger la dignidad de los animales por parte de la sociedad. Aunque todavía no es de aplicación, entre las novedades de la norma, se establece la obligatoriedad para los dueños de los perros de contratar un seguro de responsabilidad de civil que incluya en su cobertura a las personas responsables del animal. El alcance de esta cobertura se establecerá en un reglamento que se aprobará próximamente y del que todavía se desconoce el detalle.

Las pólizas de seguro de hogar pueden incluir la cobertura de responsabilidad civil del cabeza de familia, que cubre los daños generados por las mascotas. Te lo contamos en la sección Tus Coberturas. En este sentido, serán válidos aquellos seguros del hogar que incluyan la responsabilidad civil sobre los animales de compañía del titular del seguro y que no excluyan los seguros obligatorios de sus coberturas. Hasta que no se publique el desarrollo reglamentario de la nueva ley, no se conocerán las coberturas y capitales mínimos que se exigirán en este seguro obligatorio, por lo que hay que esperar a conocer su contenido para verificar si la póliza de hogar que tienes contratada cumple con las exigencias de este seguro obligatorio. En el caso de los perros de raza peligrosa, la cobertura del seguro de hogar no es válida, sino que es obligatorio contar con un seguro específico de responsabilidad civil.

En cualquier caso, si es tu animal el que se hace daño, echa mano de la cartera, porque tu seguro de casa o tu seguro de responsabilidad civil, generalmente, no incluye atenciones para curarle.

La segunda opción para asegurar a los animales es contratar un seguro de mascotas específico. Este tipo de contratos abarcan tanto las prestaciones de responsabilidad civil para que cualquier trastada no te cueste un ojo de la cara, como cuidados pensados para el bienestar del animal (ie. veterinario, entierro tras su fallecimiento, etc.).

El propietario de un animal doméstico está obligado a responder legalmente por los daños que este pueda causar

Hasta 3.200 euros por el ataque de un animal

Los perros (que son los animales habitualmente asegurados) rompen sobre todo cosas. Muy rara vez causan daños a las personas. Sus travesuras se suelen materializar en unas gafas mordidas, un jardín horadado o unos arañazos en un mueble. Según un análisis de Estamos Seguros, el coste medio de los daños que causan las mascotas en objetos se sitúa en 466 euros. Los daños personales, ya sea a otros perros o personas, son mucho menos frecuentes. Pero sus consecuencias son más graves, como se desprende de la cuantía de las indemnizaciones. En estos casos las aseguradoras pagan 3.200 euros de media a los perjudicados por el ataque del animal. Una cuantía nada despreciable si tuvieran que pagarla sus dueños de sus bolsillos.

Así que, ya sabes, si no quieres que tu mejor amigo te dé un disgusto, no tienes más que contar con un seguro. El de hogar te puede ayudar en algunas cosas, pero disponer de un seguro de mascotas te dará una protección mucho más completa. Por su bienestar. Por tu tranquilidad. Por él. Por ti.