Así se calcula la indemnización en un accidente de tráfico | Estamos Seguros - Blog

Así se calcula la indemnización en un accidente de tráfico

Si te fueras de cámping con trescientos aseguradores del automóvil, la verdad, no sabemos si las noches junto a la hoguera te resultarían divertidas; pero lo que sí sabemos es que escucharías mil veces la palabra Baremo antes de volver a la ciudad. Si te explicamos aquí de qué va eso del Baremo, puede que ya te puedas ahorrar lo del cámping.

El Baremo se llama, en realidad, Sistema para la Valoración del Daño Corporal en Accidentes de Tráfico; y es, como su propio nombre indica, el conjunto de reglas por las que se rige la fijación de la indemnización monetaria a la que tiene derecho cualquier persona que ha resultado herida en un accidente de tráfico, en función de la importancia de sus lesiones. Porque en España, como país que es en el que existe el seguro obligatorio de automóviles, todas las víctimas de accidentes son compensadas económicamente. Nadie se queda fuera.

Baremos de este tipo los hay, parecidos, en otros países. Pero el Baremo español tiene una particularidad importante: está en una ley, lo cual quiere decir que es de obligado cumplimiento por los tribunales, pues sabido es que la labor de los jueces es, precisamente, cumplir y hacer cumplir la ley. En la práctica, esto quiere decir que la misma lesión, a víctimas de parecidas características, «vale» lo mismo en cualquier esquina de España donde se produzca.

El Baremo se encuentra en una ley, por eso es de obligado cumplimiento por los tribunales

¿De qué víctimas se ocupa el baremo español?

  • Los fallecidos: a las personas que han muerto en accidente de tráfico, obviamente, no se las puede indemnizar. Pero, en su lugar, se indemniza a los perjudicados, esto es, a las personas con una relación estrecha con el fallecido que por ello deben ser resarcidas de las consecuencias de su desaparición. La inmensa mayoría de los perjudicados son abuelos, padres, hermanos, cónyuges e hijos.
  • Las secuelas: una secuela es una consecuencia física que se sufre de forma permanente tras el accidente; por ejemplo, la pérdida de movilidad de un dedo, o de una pierna. La secuela, obviamente, es objeto de indemnización.
  • Las incapacidades temporales: Las conocidas como IT son aquellos daños que sufren personas en accidentes de tráfico pero de los que, con el tiempo y tratamiento, se curan. En las IT, lo que se indemniza son los días que toma esa curación.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, el Baremo del automóvil no es una lista cerrada y rígida en la que todo es valorado siempre de la misma manera (por ejemplo: perder movilidad de un dedo siempre vale tantos euros). No. La principal virtud del Baremo es que es muy flexible: hay indemnizaciones que se fijan en rangos de intensidad, de acuerdo con la del daño; y también se tiene en cuenta la edad y otros factores, como la necesidad de cuidados en las grandes lesiones, o la necesidad de adaptar la vivienda. Siendo un sistema para todos, el Baremo tiene la virtud de adaptarse a cada uno.

Aunque no te lo creas, en el año 2016 el Baremo sirvió para fijar la indemnización de 350.000 personas. Fíjate cómo se compuso esa cifra.