El voluntariado, un sector seguro | Blog Estamos Seguros El voluntariado, un sector seguro | Blog Estamos Seguros

El voluntariado, un sector seguro

Hoy que es el Día de las ONG es, desde luego, un buen momento para recordar la cantidad de cosas que salen bien gracias a que existen los voluntarios que colaboran con ellas, aportando desinteresadamente lo mejor de ellos mismos.

Tiene mucho valor el gesto de entregar una parte del tiempo libre, un bien habitualmente escaso, para ayudar a alguien que de alguna manera está necesitado. En algunos casos, cabe recordarlo, prácticamente se entrega la vida entera. Este gesto lo realizan cada año 3,3 millones de personas. Es decir, el 8,2% de los españoles. Estas son algunas de las cifras que ofrece el informe ‘La Acción Voluntaria en 2022’ del Observatorio del Voluntariado, editado por la Plataforma del Voluntariado de España (PVE).

Cualquier persona conoce muchos casos en los que el papel de los voluntarios es crucial, pero nadie es capaz de hacerse una idea completa de la enorme cantidad de pequeñas y grandes historias personales que encuentran un futuro mejor gracias a la labor incansable del voluntario. Pero eso no quiere decir que, por razón de dicha entrega, el voluntario deba renunciar a estar protegido. Aquí es donde aparece, detrás de él, la protección invisible del seguro.

El voluntario ofrece gratis su tiempo, pero debe estar protegido

Hace ya unos cuantos años que la legislación española se ha ocupado de proteger a los voluntarios y obliga a que realicen su labor convenientemente asegurados. Dice la norma nacional que deben tener asegurada su salud y los daños que puedan sufrir en caso de accidente. Pero la protección puede ir más allá porque las comunidades autónomas tienen competencia legislativa en la materia o las propias ONG pueden incorporar coberturas adicionales, como los seguros de vida.

El seguro opera bajo las leyes de los grandes números. Por eso, cuantos más voluntarios hay, más fácil es mutualizar el riesgo entre ellos y más potentes se hacen las soluciones aseguradoras.

El seguro protege a los voluntarios. Pero es que, además, muchas entidades disponen de políticas de responsabilidad social corporativa a través de las cuales apoyan la labor de organizaciones no gubernamentales. Ya sea con donaciones o promoviendo la implicación altruista de sus trabajadores en tal o cual causa.

Cuantos más voluntarios hay, más fácil es mutualizar el riesgo entre ellos

De esta forma, el seguro impulsa el voluntariado. Con su protección técnica. Con su respaldo institucional.