Incendios: ¿Cómo responde un seguro ante el fuego?

El fuego se ha cebado en los últimos días con zonas forestales en diversos lugares de España y esta vez, como también ha ocurrido en el pasado, las llamas han afectado a zonas residenciales y aldeas. En circunstancias así, es lógico que las miradas se vuelvan hacia el seguro. ¿Responderá? Y la respuesta es: sí.

De hecho, el seguro no sólo responde cuando ocurren estos sucesos tan mediáticos. Responde con continuidad.

Cada año, el seguro indemniza daños producidos por el fuego en una cantidad estimada de 690 millones de euros o, si lo prefieres, se abonan 1,8 millones de euros diarios a clientes que han sufrido daños por incendios. Esto, para que te hagas una idea, viene a ser como pagar la totalidad del coste de 6.900 viviendas de tamaño y precio medios. Cada año, pues, el seguro indemniza daños que equivalen al patrimonio inmobiliario de una población de entre 15.000 y 20.000 habitantes.

Cada año se abonan 1,8 millones de euros diarios a clientes que han sufrido daños por incendios

¿Qué pasa con las zonas agrícolas y forestales?

El seguro agrícola está bastante extendido pero el forestal lo está todavía poco en España (que, además, es un país que tiene muy amplias masas forestales). Pero has de saber que, en todo caso, el forestal es un seguro cuyo objetivo principal es la repoblación, esto es, la restitución de la masa forestal dañada por el fuego (o por el viento, o por la nieve; ambos pueden ser tan dañinos como el fuego) a la situación que tenía antes de ser agredida. Es, pues, un seguro comprometido con la conservación de la masa forestal. En lo que se refiere a otros posibles objetos de seguro, como los animales, no hace nada te hemos explicado el amplio abanico de coberturas que tienen este tipo de seguros, en los que el incendio tiene su papel; mientras que, por supuesto, el seguro del cultivo cubre éste en el caso de que arda y se dañe o pierda. Tampoco hay que olvidar que entre las coberturas de tu coche se puede encontrar el incendio, por lo que si las llamas lo han dañado, tienes derecho a una indemnización.

Ciertamente, para poder cobrar de la aseguradora de incendios hará falta que antes hayas asegurado el bien, o el ganado, o lo que sea. Por eso es importante que el seguro se extienda: allí donde hay mucho seguro, hay poca pérdida.

Consejos básicos si has sido afectado por un incendio:

  • Verifica si tienes contratada una póliza de seguro para tu casa, comercio, instalaciones agropecuarias, empresa o vehículo. Lo más normal es que te encuentres con que el incendio está entre las coberturas que contrataste (y, la próxima vez, pregunta al contratar).
  • Comprueba los capitales asegurados contratados, así como coberturas adicionales como las derivadas de desalojo por motivos de seguridad, inhabitabilidad, gastos de alojamiento y manutención, gastos de traslado de los bienes no afectados a un guardamuebles. El capital asegurado es el máximo que te van a pagar si lo has perdido todo, y las coberturas adicionales pueden serte de gran ayuda tanto para ti como para los tuyos.
  • Trata de hacer un listado lo más pormenorizado posible de los daños sufridos o bienes afectados y documenta los daños, en la medida de lo posible, mediante fotografías o vídeos.
  • Contacta con su aseguradora, para que te indique los próximos pasos a dar. Es muy normal que, en eventos que afectan a mucha gente, como los grandes incendios, tu entidad incluso haya habilitado un teléfono o canal de comunicación especial.

Al fin y a la postre, no podremos evitar que el fuego te afecte. Pero, por lo menos, podremos actuar para que no te arruine.

La factura de los incendios