Si tengo un perro, ¿debo asegurarlo?