¿Por qué existen los seguros?

Tu seguro puede cubrir hasta el detalle más mínimo. Si el móvil se te cae a la piscina, tu hijo rompe un jarrón en una tienda, un camarero mancha tu chaqueta preferida, o tienes que colgar un cuadro en casa, tu seguro lo cubre.