La cobertura por invalidez, esa gran desconocida - Blog

La invalidez: lejos de nuestros pensamientos

Cuando se habla de lo que el seguro puede hacer en relación con la vida humana, se suele hablar del fallecimiento o la jubilación. Y es cierto que las de ahorro y de fallecimiento son las dos prestaciones fundamentales que realizan seguros como el de vida. Pero no son las únicas. Además de la indemnización del accidente hay otra cobertura de la que no se suele hablar pero que también tiene su importancia: la invalidez.

El seguro español abona cada año unas 25.000 prestaciones nuevas por razón de invalidez, sea ésta parcial o total. Una de cada tres indemnizaciones de este tipo supone un pago superior a los 6.000 euros y el 10% está ya entorno a los 30.000 o superior. El seguro privado conforma, de esta manera, una red de seguridad que viene en muchos casos a combinarse con la red de seguridad pública. Esto es, las prestaciones de invalidez pagadas por el Estado.

¿En que Comunidades se asegura más la invalidez?

Los datos disponibles (en Estamos Seguros acabamos de hacer un estudio sobre la materia) indican que la incidencia de las prestaciones de invalidez no es la misma según el territorio.

Esto no debe adscribirse a una presunta mayor morbilidad de unas comunidades autónomas respecto de otras, sino a diferencias en la cultura aseguradora. Da la impresión de que, en efecto, hay territorios en España que tienden a asegurarse más que otros, lo cual provoca que tengan una frecuencia de prestaciones algo superior. Esta mayor cultura de aseguramiento de invalidez, además, parece que tiene cierto patrón geográfico.

Las comunidades autónomas que tienen un peso en las prestaciones causadas superior a la de la población son: Cataluña, País Vasco, Canarias, Aragón y Navarra.

El valle del Ebro es una zona en la que existe una mayor cultura aseguradora de este tipo de contingencias

Da la impresión, por lo tanto, de que el valle del Ebro es una zona en la que existe una mayor cultura aseguradora de este tipo de contingencias.

Cuando se mira la media de prestaciones pagadas, muchos de estos territorios figuran en los últimos puestos. Esto confirma la tesis de la alta cultura aseguradora de la zona, puesto que unas cuantías indemnizatorias menores son el reflejo de la existencia de casos de invalidez parcial (siniestros que, por definición, son menos costosos).

Un seguro poco costoso con una prestación elevada

La invalidez no es algo en lo que guste pensar, como en realidad le ocurre a todo lo que tiene que ver con la protección de los riesgos de la vida.

Mucha gente, además, percibe la posibilidad de que «le ocurra a él» como muy remota. Si eres de los que piensas esto, párate a considerar este argumento: seguramente, la posibilidad de que tengas un suceso de invalidez es muy improbable. Pero que lo sea es lo que hace que sea tan fácilmente asegurable. Porque hay mucha gente (seguro que tú también) para la cual la posibilidad de invalidarse es muy poco probable es por lo que es posible asegurar sumas elevadas, incluso muy elevadas, por poco dinero.

Es posible que asegurarte no te cueste casi nada, y a cambio obtendrás una protección que será muy importante

Es posible, por lo tanto, que asegurarte no te cueste casi nada, y a cambio obtendrás una protección que será muy importante para ti y los tuyos si tienes que echar mano de ella.

Es tu decisión. ¿Cuál es la actitud más racional frente a este riesgo?