La solvencia de tu aseguradora, tu garantía de tranquilidad Blog - Estamos Seguros

La solvencia de tu aseguradora, tu garantía de tranquilidad

Las viejas pólizas de seguro de hace un siglo o más solían tener en su parte de arriba, con grandes letras, la cifra del capital social de la aseguradora. Aquélla era la forma que entonces existía de hacer patente ante el cliente de un seguro la solvencia de quien lo ofrecía y administraba. Hoy en día, eso no se hace; pero eso no quiere decir que la solvencia haya desaparecido. Tan sólo se ha hecho más exigente, sofisticada y sensible a los riesgos asumidos por las aseguradoras.

La solvencia de una aseguradora, hoy, se calcula mediante un conjunto de fórmulas muy complejas que, probablemente, no conoces; pero que, sin embargo, son la mayor garantía que tienes de que tu asegurador no sólo va a estar donde tú quieres que esté hoy, sino también mañana y dentro de 10 o 20 años. El sistema actual de solvencia es un sistema basado en riesgos, lo cual quiere decir que, para una serie de riesgos o eventos desfavorables que fija el legislador, el asegurador tiene que preguntarse qué perdidas tendría si dichos eventos se produjesen.

El asegurador, por ejemplo, tiene que preguntarse qué pérdidas le generaría un cambio brusco de los valores financieros e inmobiliarios en los que tiene invertido tu dinero mientras no lo usa para pagarte. Como tiene que calcular las pérdidas que le causaría que alguno de los emisores de los activos (como bonos) que ha comprado no le pagase lo acordado. Por supuesto, puesto que, en el momento de fijarte el precio del seguro, lo que está haciendo el asegurador es calcular cuánto le van a costar tus percances, el asegurador tiene que plantearse qué pérdidas le causaría que el cálculo del seguro estuviese mal hecho y luego la prima no dé para pagar, o se presenten eventos inesperados como catástrofes.

La solvencia en el sector asegurador

 

El asegurador, en suma, tiene que plantearse qué pérdidas le provocarían toda esta serie de eventos adversos. Con cifras oficiales, la respuesta de esta pregunta para el seguro español es que este conjunto de riesgos podría provocar pérdidas inesperadas por valor de unos 24.000 millones de euros. Esta cifra debe ponerse en comunicación con la de los fondos propios con que cuenta el asegurador para hacer frente a dichas pérdidas. ¿Cuánto es dicha cifra? Pues 54.300 millones de euros.

La consecuencia es obvia: el seguro español cuenta con fondos suficientes para enfrentar las pérdidas inesperadas que pueda sufrir; y aun le sobraría otro tanto como lo que puso.

Todo eso, aunque no lo veas, está detrás de cada contrato de seguro. Nadie puede venderte un seguro en España, en Europa en realidad, sin haber hecho estos cálculos y haberlos puestos en conocimiento de la autoridad pública de supervisión. Es tu garantía, y por eso las entidades vienen obligadas a publicar un informe describiendo puntillosamente su situación de solvencia. Si algún día te interesa encontrar el de su asegurador, pásate por aquí.