Las 5 claves para una buena salud cardiovascular | Blog - Estamos Seguros

Las 5 claves para una buena salud cardiovascular

Hace casi cuarenta años que una agencia de publicidad creó el eslogan “Quien mueve las piernas… mueve el corazón” para anunciar una bicicleta estática. No le faltaba razón, hacer ejercicio es una de las principales recomendaciones para mantener una buena salud cardiovascular, pero no la única. Aquí van otros buenos consejos para mantener tu corazón sano y, con ello, disfrutar más y mejor de la vida.

Al plantearnos la redacción de este post nos hemos tenido la tentación de recurrir a cuatro recomendaciones básicas: hacer ejercicio, tener una alimentación saludable, no fumar y beber de forma moderada. Si lo hubiéramos hecho no habríamos faltado a la verdad, cumplir con ello es totalmente imprescindible para que tu corazón goce de buena salud. Por ello, vamos a centrarnos en los parámetros clínicos que debes controlar en niveles óptimos, algo que conseguirás precisamente siguiendo las cuatro recomendaciones que hemos mencionado anteriormente.

1. Mantén tu Índice de Masa Corporal por debajo de 25

El Índice de Masa Corporal (IMC) es el indicador médico que, poniendo en relación tu peso y tu altura, identifica si tienes un peso saludable o no. Se calcula a través de una fórmula matemática muy sencilla que consiste en dividir el peso (en kilos) entre la estatura (en metros), elevada al cuadrado. Es decir, IMC = Peso / Altura2

Para tener un peso saludable, tu IMC debe estar entre 18,5 y 24,9. Por el contrario, si superas el 25, tienes un ligero sobrepeso y por encima de 30, existe obesidad. De la misma forma, por debajo de 18,5 se considera un peso bajo que, igual que el sobrepeso, también debería ser tratado por un especialista.

2. Controla tu perímetro abdominal

Solo si eres Papá Noel está permitido que tu barriga sea similar al de un embarazo avanzado. Con el sobrepeso se produce un aumento del perímetro abdominal y esto es porque este es un lugar de acumulación de grasa. Y si hay grasa en la barriga, puedes imaginar que también la habrá en tus arterias… Tener una buena panza, por lo tanto, siempre es indicador de que no hay buena salud cardiovascular.

En el caso de las mujeres, es importante mantener el perímetro abdominal por debajo de 88 centímetros y en el de los hombres el máximo debería ser 102 centímetros. Es muy sencillo realizar un autocontrol sobre ello con una cinta métrica tipo “modista” con la que poder tomarte medidas con regularidad.

 

Controla tu perímetro abdominal

3. Revisa tu tensión arterial

Incluso una persona sana debería revisarse, aunque fuera solo una vez al año, su tensión arterial ya que éste indicador es básico para saber cómo funciona nuestro corazón y por lo tanto, nuestro cuerpo.

La tensión siempre debería estar por debajo de 140/90 mmHg, un dato que sólo podrás conocer con un tensiómetro, ya sea en la consulta del médico, en la farmacia o con uno casero. Si eres hipotenso, por ejemplo, y tu tensión está por debajo de estas cifras, es posible que sufras mareos en función de la actividad que estés haciendo o incluso según tu estado de ánimo. Saber que puede ocurrirte y cómo reaccionar en tales casos (beber agua, levantar las piernas, utilizar medias de compresión…) puede ser de gran ayuda.

Lo mismo sucede en el caso de la hipertensión, mucho más peligrosa e importante de controlar sobre todo para quienes hayan sufrido algún problema cardiovascular.  Realizar un control médico regular y tener siempre disponible medicación para bajar la tensión es básico.

4. Revisa tu colesterol y glucosa

A nadie le amarga un dulce, pero muchos… pueden pasarte factura. La alimentación saludable -junto con el deporte- es la única garantía de poder controlar estos dos indicadores: colesterol y glucosa.

El colesterol, que aumenta fácilmente con la ingesta de grasas saturadas, debe mantenerse por debajo de los 190 mg/dl. La glucosa, que aumenta aumenta con los carbohidratos aunque mucha gente no lo sabe, debe estar en un nivel máximo de 110 mg/dl.

5. Visita a tu especialista con regularidad 

Nada de lo que te hemos explicado anteriormente tiene sentido si, cuando alguno de los parámetros falla, no recurres a un especialista. La detección temprana de las dolencias es imprescindible para poder ponerle solución y evitar así que lleguen a afectar al corazón. Recuerda que con tu seguro de salud tienes acceso directo a los médicos especialistas, tanto para poder realizarte chequeos regulares como para poder seguir tratamientos concretos en caso de que así te lo indiquen.

Para más consejos que te ayuden a vivir una vida mejor, recuerda que también puedes visitar nuestra sección Prevenir para Vivir.

Fuente: fundaciondelcorazon.com