Los 4 grandes retos del sector de los seguros - Blog

Los 4 grandes retos del sector, por Pilar González

El seguro es como un camaleón. Si algo caracteriza a esta industria es su capacidad de adaptación al medio. El seguro bebe de la realidad social que le rodea, de la coyuntura económica, de los nuevos hábitos y costumbres de la gente, de todo lo que ocurre en su entorno.

De esta experiencia, de esta relación, nacen los productos y servicios aseguradores. Unas soluciones que responden, de la forma más adecuada, a las necesidades de las personas, las empresas y las instituciones en cada momento. Pero, ¿cuáles son las dinámicas que marcan hoy el paso del seguro? ¿Cuáles son los retos más inmediatos? Un análisis somero permite identificar cuatro grandes dinámicas:

  • Los tipos de interés bajos. Los principales bancos centrales del mundo, incluido el Banco Central Europeo (BCE), mantienen una política de tipos de interés bajos como respuesta a la situación macroeconómica. Esta situación, que se prolonga desde hace cierto tiempo y es además previsible que perdure, afecta a la rentabilidad que pueden ofrecer los compromisos de ahorro a largo plazo.
  • El envejecimiento de la población. Europa envejece. Los mayores constituyen, cada vez más, una proporción más elevada de la población de España y los países de su entorno. Esto obliga a las aseguradoras a adaptar sus productos y servicios para dar respuesta a las necesidades de una sociedad más longeva. La atención de la salud, el apoyo ante la dependencia y la acumulación de ahorros para la jubilación serán clave.
  • La digitalización. La era digital ha cambiado las reglas en multitud de sectores empresariales. Ahí están los casos de los medios de comunicación, la industria de los viajes, el transporte… El seguro también ha comenzado a oír los tantanes del código binario. Pero en lugar de escucharlos con temor, la industria debe ser consciente de las ventajas que puede traer este cambio. La era digital es la era de los datos y esos datos son el alimento del seguro. Lograr transformar unos datos en bruto en información e inteligencia es uno de los grandes retos que tiene la industria por delante.
  • Los nuevos riesgos. Debemos estar atentos a las nuevas necesidades de aseguramiento. Ahí están los activos intangibles de las empresas, los riesgos cibernéticos y las amenazas al medio ambiente. Es imprescindible que el sector esté atento a estas necesidades y sepa crear productos que protejan a la gente de la mejor forma posible.

Más allá de los retos coyunturales, la piedra angular de nuestra industria es el asegurado. Por lo tanto, nuestro objetivo será ahora, como siempre, su máxima satisfacción. Y en este sentido, ¿a qué nos debemos en los próximos años? A simplificar nuestros productos, nuestros procesos e incluso nuestra documentación, para que los clientes sientan que el seguro hace más fácil y cómoda la vida diaria. Seamos también más accesibles, estemos disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar, aprovechando que la tecnología y la digitalización nos permiten hacerlo. Por último, llevemos la transparencia como emblema, para que la ciudadanía nos perciba como el aliado que somos. Un buen trampolín para lograr estos objetivos es la iniciativa que ahora arranca, Estamos Seguros. Este programa parte con el gran reto de mostrar la cara más desconocida de la industria aseguradora, que se propone sacar los seguros del cajón de los papeles para compartir con sus clientes mesa y mantel.

La piedra angular de nuestra industria es el asegurado

¿Conseguiremos nuestro propósito? Sin lugar a dudas. Tenemos a nuestras espaldas más de 150 años de experiencia asegurando vidas y objetos en España. Esta trayectoria, este saber hacer demostrado con el paso del tiempo, es reflejo de la capacidad de adaptación del seguro a los nuevos tiempos y, sobre todo, a los nuevos riesgos. Mantengamos, pues, esta tradición. Adaptémonos.