¿Es obligatorio el seguro de hogar? - Blog | Estamos Seguros

¿Es obligatorio el seguro de hogar?

Suponemos que estás al tanto de lo que es una leyenda urbana. Una de esas cosas que mucha gente dice y da por cierta, por increíble que sea. Como por ejemplo, eso de que en el DNI hay algo que te dice el número de españoles que se llaman como tú. ¿Hay leyendas urbanas en el mundo del seguro? Pues, como las meigas, las hay, sí.

Una de ellas es que es obligatorio el seguro de hogar. Lo cual es mentira, y gorda.

El seguro del hogar es muy frecuente. Se estima que tres de cada cuatro hogares en España están asegurados y hay zonas, como el País Vasco, donde es prácticamente total su extensión. Pero muy frecuente no quiere decir obligatorio, porque el seguro del hogar no lo es. Bueno, o sí. La verdad es que en origen de todo hay una obligación de aseguramiento que es la que crea toda la confusión.

Lo que dice la legislación sobre si es obligatorio el seguro de hogar es que si un banco piensa titulizar una hipoteca (esto es: si pretende vender todo o parte de esa hipoteca a terceros mediante bonos hipotecarios o activos similares), debe cubrir aquello que garantiza el préstamo (la casa) con un seguro de daños. Cosa que hace, habitualmente, incluyendo el seguro del hogar en las condiciones del préstamo; condiciones que, por lógica, es libre de fijar.

Otro clásico es: si alquilo una casa, ¿tengo la obligación de asegurarla? Y la respuesta es: no. No hay una ley que te obligue a contratar un seguro de hogar en caso de alquiler. En realidad, lo que debería llevarte a contratarlo, tanto si compras como si alquilas, es el sentido común.

Si entras en una casa de inquilino, ya lo hemos dicho, no tienes que hacerte un seguro de hogar al alquilar. Pero eso no te exime de ser responsable de daños que le causes al inmueble, por ejemplo por negligencia.

Si alquilo una casa, ¿tengo la obligación de asegurarla? La respuesta es: no

Imagina que te dejas un grifo abierto y te vas cinco meses a la Antártida, tras los cuales descubres que has organizado una desfeita de tres pares de narices. Si tu casero tiene un seguro, puede haber pasado que haya reparado el goterón, pero, ¿sabes a quien le va a reclamar el dinero? Pues a ti porque tú, con tu negligente actuación, provocaste el daño.

Por todo esto, la mejor conclusión a este tema es que, tanto si compras como alquilas, no es obligatorio el seguro de hogar, pero deberías tener uno. Lo más lógico es que tengas, como mínimo: la cobertura de responsabilidad civil, para evitar que tu mala cabeza te pueda poner en problemas; la defensa jurídica, porque al fin y al cabo has firmado un contrato y es bueno tener abogados que te asesoren y te ayuden; y, por último, el robo, sobre todo si en la casa los muebles son de tu casero, pero todo lo demás es tuyo. Eso si alquilas. Si compras, puesto que toda la casa es tuya, probablemente otras coberturas también te sean de alto interés.