Para tus propósitos de año nuevo, ¡no te olvides del seguro! | Blog Estamos Seguros Para tus propósitos de año nuevo, ¡no te olvides del seguro! | Blog Estamos Seguros

Para tus propósitos de año nuevo, ¡no te olvides del seguro!

Con la llegada del nuevo año, es común hacer una lista de propósitos que modifiquen el rumbo de nuestras vidas, como dejar de fumar o apuntarse al gimnasio. Aunque la realidad es que pocas veces se cumplen, el mero hecho de fijarse propósitos ya te sitúa más cerca del cambio. Por eso, es importante no cejar en el empeño. Además de ser constante, también puedes probar a ser distinto. ¿Cómo? Integrando el seguro en tus propósitos de año nuevo.

Hay metas muy interesantes que están íntimamente ligadas a la industria aseguradora y que pueden mejorar tu vida: echa un vistazo a nuestra sección Prevenir para vivir para hacerte una idea. Piensa, por ejemplo, en el propósito de ahorrar (más). Te puede parecer complicado, pero, aunque ahorrar mucho es importante, tanto o más lo es ahorrar sistemáticamente. Muchos esquemas de ahorro que te ofrecen las aseguradoras pueden ayudarte a hacerlo casi sin que te des cuenta y, créenos, lo agradecerás en el futuro.

Otro clásico de los propósitos de año nuevo es el cuidado de la salud. Si te animas a contratar un seguro sanitario, vas a descubrir que una atención constante y una disciplina personal pueden llegar a ayudarte para mejorar tu calidad de vida y tu autopercepción de bienestar. El seguro de salud, de hecho, puede ayudarte en algunos propósitos muy clásicos de estos días, como dejar de fumar, llevar una alimentación más saludable y tantas otras cosas.

¿Te parecen difíciles estos propósitos? Hay otros que son incluso más sencillos. Aquí te vamos a proponer uno que probablemente te sorprenderá: revisa cómo es tu día a día y qué necesidades de protección tienes. En otras palabras, piensa en qué seguros puedes necesitar y revisa las condiciones de aquellos que ya tienes contratados.

Revisa cómo es tu día a día y qué necesidades de protección tienes

Sí, hazlo. No te llevará mucho tiempo y te puedes llevar sorpresas muy gratas. Descubrirás prestaciones que, tal vez, no sabías que tenías y que puedas necesitar. El seguro moderno es un producto integral y eficiente. Un buen seguro del hogar, por ejemplo, te sorprenderá con coberturas relacionadas con daños que puedas provocar a terceros, tú, tus hijos o tu mascota; o con averías en la casa, o con robos que sufras en la calle. De la misma manera, un seguro del automóvil también suele incluir diversas coberturas de interés, desde el coche de sustitución hasta servicios relacionados con la ITV. Y qué decir del seguro de asistencia en viaje, capaz, en muchos de sus contratos, de garantizarte una ayuda o prestación casi en cualquier situación negativa que se pueda presentar durante tus vacaciones.

Por todo esto, nuestro consejo es que arranques el año bien protegido. Es importante que evalúes tus necesidades de protección y actúes en consecuencia. Uno de los problemas que tienen las sociedades modernas es, precisamente, los déficits de protección. La forma de proteger a quién más quieres y de asentar los conseguido es, ya lo sabes, el seguro. ¡Feliz año nuevo!