Rehabilitación tras un accidente de tráfico: el seguro se ocupa

Rehabilitación tras un accidente de tráfico: el seguro se ocupa

Cada año hay en España cerca de 300.000 víctimas en accidentes de tráfico y muchas de ellas requieren de rehabilitación para poder recuperarse. Este servicio, como el resto de las atenciones de los heridos en carretera, corre a cargo del seguro. Si tienes la desgracia de sufrir un percance al volante, puedes tener la tranquilidad de que recibirás la atención que necesites para tu total recuperación, incluso si requieres de sesiones de fisioterapia o terapia ocupacional.

No todo el mundo es consciente de ello pero, tras un accidente de tráfico, el seguro es quien asume todos los gastos de atención a los heridos, incluso cuando la atención es prestada por un hospital público. Esto es posible gracias a dos herramientas. Por un lado, los convenios de asistencia sanitaria que firman las compañías de seguros, el Consorcio de Compensación de Seguros y los centros médicos. Estos convenios permiten determinar qué aseguradora se hace cargo de las facturas médicas de los lesionados en el accidente. Por otro lado, existe el Baremo, que es el sistema para valorar el daño corporal que ha sufrido el herido.

Gracias a estas dos herramientas, si tienes un accidente de tráfico y sufres lesiones o algún tipo de daño corporal, tienes garantizada la asistencia sanitaria integral, tanto hospitalaria como ambulatoria, hasta tu total sanación o estabilización de las secuelas. Esto quiere decir que no necesitas tener seguro médico privado ni esperar en la Seguridad Social para recibir tratamiento de rehabilitación o terapia ocupacional, en caso de que lo necesites para tu total recuperación.

 

Las atenciones vinculadas a la rehabilitación adquieren gran importancia en la recuperación de las consecuencias de un accidente de tráfico, ya que gracias a ellas pueden evitarse muchas secuelas, facilitando que el lesionado pueda volver a su vida de antes del accidente.
Esta rehabilitación puede ser física, psicológica o social y adquiere una mayor importancia cuando se ha producido algún tipo de daño cerebral.

La fisioterapia y la terapia ocupacional, son esenciales para la recuperación y disminución de las secuelas.

Todas estas variantes de tratamientos quedan cubiertos por el seguro, incluida la rehabilitación y terapias de apoyo para los familiares de la persona accidentada. Esta rehabilitación para familiares puede darse en tres casos:

• Rehabilitación indirecta por el fallecimiento

• Rehabilitación indirecta por un allegado o familiar dependiente de tercera persona

• Rehabilitaciones directas de lesionados con dependencia de tercera persona

Solo en el último año, el seguro ha garantizado la realización de más de 480.000 servicios de rehabilitación, lo que ha supuesto un desembolso de más de 9,3 millones de euros. El objetivo es que estas sesiones permitan garantizar la mejor recuperación de los lesionados en accidentes de tráfico y de sus familiares.