El seguro en tu día a día - El seguro y la sociedad

¿Sabías que el seguro está presente en casi todo lo que haces en tu día a día?

No lo ves, pero si caminas tranquilo por la calle es en parte porque cada paso que das está asegurado. Puede que no siempre por tu propio seguro pero sí por el que otros han contratado.

No importa de dónde provenga, la gestión aseguradora acaba generando una burbuja invisible dentro de la cual todos estamos protegidos. Una protección, invisible la mayor parte del tiempo, que minimiza las consecuencias de los imprevistos de la vida.

Cuando una persona decide vacunarse contra la varicela, no solo se protege a sí mismo del virus sino que evita la propagación de la enfermedad porque al no padecerla, no podrá contagiarla a otros. Con los seguros ocurre lo mismo, al protegernos con un seguro beneficiamos también al conjunto de la sociedad, ya que el resto de personas están cubiertas de los siniestros que nosotros podamos provocar. Protegemos una inversión empresarial y con ella al trabajador que logra un empleo, protegemos nuestro coche y con él al vehículo al que golpeamos sin querer al salir del parking… Casi como si se tratara de una cadena de favores, al asegurar nuestros pasos, aseguramos también los de quienes nos acompañan en el camino.

¿Sabías que los niños están asegurados todo el día? Mientras juegan, en el colegio, en el comedor, en el parque...