Seguro dotal, el ahorro para los estudios de tus hijos - Blog | Estamos Seguros

Seguro dotal, la forma de ahorrar para los estudios de tus hijos

Dicen que los niños vienen con un pan debajo del brazo pero lo cierto es que ese mollete no dura para siempre, es más, los gastos se multiplican según crece el retoño. Sufragar los estudios superiores, por ejemplo, es uno de los gastos más temidos por los padres pero, como para todas las situaciones complicadas de la vida, el seguro también tiene una solución en este caso. Se llama seguro dotal y funciona así:

Desde hace ya mucho tiempo, y por mucho tiempo piensa que estamos hablando de más de un siglo, hay en España padres que piensan en el seguro cuando tienen un hijo. Son varias las cosas que pueden hacer, varios los seguros en los que pueden pensar; pero uno de los que, por así decirlo, está más íntimamente ligado al hecho de la natalidad, es el seguro dotal.

El seguro dotal es un seguro de ahorro. Lo más habitual en los seguros de ahorro es que se utilicen para la jubilación porque llegar a retirarse está muy bien, pero también genera una caída de ingresos y el seguro de ahorro trata de mitigar dicha caída. Los seguros dotales contratados tras el nacimiento de un hijo, por su parte, se utilizan mucho antes. Prevén el pago de la prestación cuando el beneficiario cumple 18 o 20 años.

El origen del seguro dotal

En el siglo XIX, estos seguros los constituían los padres a favor de los hijos varones, porque el servicio militar obligatorio se podía redimir pagando una cantidad económica; la indemnización del seguro, pagada al llegar el hijo a la edad militar, era precisamente esa cantidad. En el caso de las mujeres, el seguro dotal, como su nombre indica, servía para acumular la dote que aportaba al matrimonio la hija cuando se casaba.

Eso, sin embargo, son cosas del pasado. Hoy en día, el seguro dotal tiene, en lo que a los hijos se refiere, un objetivo diferente, que normalmente son los estudios. Si tu hijo te sale listo, cuando tenga 20 años no querrá perder la oportunidad de ese curso de Erasmus, o más tarde ese máster en el extranjero. El seguro es un buen instrumento para acumular los recursos necesarios para sobrellevar ese gasto.

El seguro dotal te permite ahorrar para poder pagar los estudios de tus hijos al llegar a la edad adulta, entre 18 y 20 años.

El seguro dotal, en este sentido, es una apuesta. Quienes lo suscriben apuestan por sus hijos y comienzan, desde el primer día, a trabajar para darles el futuro que un día querrán tener. Una forma sencilla de garantizarte que tendrás los ahorros necesarios para que tu hijo estudie aquello que siempre haya querido.