Seguros Vinculados a Hipotecas, ¿Cómo funcionan? | Estamos Seguros

Seguros ligados a hipotecas, ¿cómo funcionan?

Los riesgos vinculados a una hipoteca son poco probables pero, en caso de ocurrir, realmente dañinos. Para amortiguar este golpe existen el seguro de vida de la hipoteca, que entra en juego cuando la vida del asegurado se ve truncada por una muerte, una enfermedad, una invalidez, el desempleo u otras circunstancias. Te contamos cómo funciona este seguro y cuáles son sus principales datos en España:

Seguro de vida de hipoteca, ¿cómo funciona?

En los últimos quince años, 1.750 personas o familias, cada día, han decidido comenzar el proceso de adquisición de una vivienda mediando un préstamo hipotecario. Los seguros ligados a hipotecas están ahí para proteger el patrimonio del asegurado en caso de que su vida se tuerza. Hay personas que fallecen inesperadamente, a edades tempranas o incluso muy tempranas; y si están siendo el sostén de la amortización de un préstamo hipotecario, esa muerte plantea un gravísimo problema a la familia que, en ocasiones, deja de tener capacidad para cumplir con los compromisos del préstamo y, consecuentemente, se coloca en peligro de perder la casa. Este problema es el que soluciona el seguro de vida combinado a hipoteca, que actúa en dos momentos clave:

1. En caso de fallecimiento o enfermedad: el seguro se encargará de pagar las mensualidades pendientes de la persona responsable de pagar la hipoteca en caso de fallecimiento, larga enfermedad o invalidez.

2. En caso de que peligren los ingresos con que contaba quien contrató el préstamo: la cobertura de protección de pagos asume el pago de la hipoteca durante un tiempo a causa de la interrupción de los ingresos, por ejemplo, por quedarse en paro.

El seguro de vida combinado a hipoteca actúa como herramienta antidesahucios al proteger el patrimonio ante el impago en caso de fallecimiento o enfermedad grave

De esta forma, el seguro de vida combinado a hipoteca protege el patrimonio de la persona y muchas veces también de la unidad familiar, que no se ve agobiada por la necesidad de hacer frente a las necesidades del préstamo. De hecho, se está protegiendo la propia posesión de la vivienda, evitando con el pago que pierdan la casa.

Las estadísticas de los seguros ligados a hipotecas

En España hay aproximadamente 3,3 millones de personas o familias que están pagando una hipoteca y están cubiertas por este tipo de seguro. El pasado año, 4.650 de estas personas se encontraron con la desgracia de un fallecimiento o una invalidez prematura e inesperada que les impidió seguir afrontando los compromisos de su préstamo; pero tuvieron la protección del seguro para evitar la pérdida de la vivienda. Como media, esos pagos supusieron unos 28.000 euros o, si lo prefieres, 1,2 veces el salario de todo el año de un trabajador medio.

El seguro de vida vinculado a hipotecas realizó su labor, fundamentalmente, entre gente relativamente joven; es lógico, puesto que las personas de mayor edad, normalmente, ya han terminado de pagar sus préstamos, razón por la cual es menos común que aún estén protegidos por este tipo de productos. Más del 40% de las personas en auxilio de cuyas familias acudió el seguro el año pasado tenía menos de 55 años de edad.

El seguro de vida combinado a hipotecas es un seguro del que a menudo se habla en tonos críticos. Sin embargo, cumple una labor social esencial. Cualquier familiar que haya sufrido la desgracia de la pérdida de un cabeza de familia lo puede confirmar.

El seguro ligado a hipotecas, por lo tanto, si bien actúa de una forma silenciosa y poco conocida porque, por definición, los percances que atiende son relativamente pocos, rinde un enorme servicio a aquéllos que se ven necesitados de usar de él. Hay, evidente, dolores que en la vida, y sobre todo en la muerte, no se pueden evitar. El seguro vinculado no puede evitar el dolor, pero sí, cuando menos, puede evitar la ruina.