Un accidente laboral cada minuto. ¿Cómo te protege el seguro? | Blog Estamos Seguros Un accidente laboral cada minuto. ¿Cómo te protege el seguro? | Blog Estamos Seguros

Un accidente laboral cada minuto. ¿Cómo te protege el seguro?

La seguridad y la salud en el trabajo constituyen un tema mucho más importante de lo que parece en las relaciones laborales. En España, se produce un accidente de trabajo cada minuto, aproximadamente (festivos incluidos), siendo uno de los eventos más probables que puede ocurrirnos en la vida si tenemos alguna profesión que, por alguna razón, sea más proclive a este tipo de sucesos por entrañar más riesgos.

La estadística del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el trabajo refleja cómo, en España, se registraron 653.510 accidentes de trabajo con baja en 2022. Frente a este tipo de situaciones, la sociedad adopta una serie de medidas de prevención y crea una red de seguridad que repare las consecuencias. Y ahí es donde entra el seguro.

La protección del seguro toma forma en la responsabilidad civil (RC) patronal. La RC patronal es un seguro específico que suscriben los empleadores, sean empresarios o autónomos, y que cubre el riesgo de que ocurra un accidente laboral y que el empleador, al ser responsable del accidente (por ejemplo, por incumplimiento de las medidas de seguridad del trabajo), tenga que hacerse cargo de la indemnización correspondiente por los daños que hubiera sufrido. La responsabilidad civil derivada de una labor empresarial (por ejemplo, un montaje, una obra o una actividad agrícola) en la que intervienen varios contratistas o subcontratistas se puede cubrir también por un seguro de responsabilidad civil cruzada, es decir, la responsabilidad civil por los daños que pueden ocasionarse los operadores de los contratistas entre sí al ocurrir un accidente dentro del ámbito laboral.

Por otra parte, los seguros de accidentes laborales cubren económicamente las consecuencias de sufrir un accidente, independientemente de la posible responsabilidad civil del empresario. Estos seguros pueden ser voluntarios, pero también pueden preverse en los convenios colectivos para proteger a los empleados ante el riesgo de sufrir incapacidad permanente o fallecimiento mientras desempeñan su actividad laboral. Las empresas lo deben contratar por obligación del convenio colectivo en cuestión.

Este tipo de modalidades de seguro sirven para complementar protecciones de la RC de una manera mucho más amplia

A la cobertura pura de los daños se pueden unir otras, como la cobertura de defensa jurídica, que le permite al empleador hacer uso de un abogado y procurador para que le represente en procedimientos judiciales o administrativos, en cualquier reclamación que surja en el ámbito laboral.

Por último, no hay que olvidar, especialmente cuando la persona expuesta a sufrir el accidente es un trabajador autónomo, la cobertura normalmente denominada de subsidio por enfermedad u hospitalización. Es decir, aquel seguro que prevé una indemnización, normalmente diaria, cuando el asegurado no pueda trabajar por una causa prevista en la póliza y se encuentre en una situación de baja médica. Porque un accidente no sólo genera el daño económico del accidente en sí; también pueden ser gravosas sus consecuencias –es decir, la baja–.

En suma, alrededor del concepto de seguridad en el trabajo orbitan una serie de figuras de seguro bien conocidas y contrastadas, todas ellas encaminadas hacia la provisión de una protección integral para el trabajador, el autónomo y la empresa. Si eres empleado y quieres saber más sobre cómo puede protegerte tu empresa, o si eres empresario y quieres conocer mejor la forma de afrontar los riesgos a los que se encuentra expuesta tu actividad, no dejes de visitar Prevenir para crecer. Ahí verás cómo el seguro da tranquilidad en el puesto de trabajo. A todos.