La clave para mantener segura tu amistad tras un viaje con amigos

Un viaje seguro con amigos

Un viaje con amigos puede convertirse en un grato recuerdo para toda la vida o, todo lo contrario, en el punto y final de una gran amistad. Porque la amistad es algo muy frágil y los viajes implican una constante toma de decisiones que, sumadas a los contratiempos del día a día, pueden hacer tambalear hasta las relaciones más consolidadas. Además de las dotes de negociación, hay otro aliado que puede ayudarnos a mantener viva la amistad a pesar de los imprevistos: los seguros. ¿Te extraña? No debería. Si cuando las cosas se tuercen, hay alguien que las soluciona por nosotros y corre con los gastos, es algo más sencillo mantener el buen humor y, de paso, la amistad.

La clave para mantener segura tu amistad tras un viaje con amigos

Hay muy buenos compañeros de viaje para unas vacaciones con amigos, el optimismo, el sentido del humor, la paciencia, una actitud conciliadora… y, aunque nunca lo hayas pensado, los seguros. ¿Por qué? Porque los seguros serán ese amigo que cargue con la responsabilidad de resolver los imprevistos que ocurran durante el viaje y, habiendo quien solucione los problemas, es mucho más fácil mantener intacta la amistad. Estos son cinco de los problemas más habituales a los que podemos poner una fácil solución gracias a la contratación de un seguro.

Daños en el coche de alquiler

Un golpe con el coche, por pequeño que sea y aunque no haya heridos, supone siempre un trastorno, bien por la necesidad de arreglar el papeleo cuando es con un tercero, bien por el daño estético o bien porque a causa de la reparación estaremos sin vehículo unos días. El seguro te echa una mano con todos estos inconvenientes y es especialmente necesario cuando se trata de un coche de alquiler. El motivo es doble. Por un lado, las agencias de alquiler de coches tienen penalizaciones elevadas en caso de daños en el vehículo; por otro lado, cuando se trata de pagar una suma elevada entre varias personas, es habitual que alguno intente “escurrir el bulto” hacia el responsable del daño, en este caso, el conductor. Contratar un seguro a todo riesgo para el coche de alquiler nos evitará todas estas molestias.

Pérdida de documentos

Una de las mejores cosas en los viajes es poder relajarnos y este “modo relax on” puede hacer que nos volvamos más despistados… Perder las llaves del apartamento en la playa, dejarnos olvidado el pasaporte en una tienda o incluso la tarjeta de crédito en un bar. Por fortuna, muchos seguros de viaje incluyen coberturas que se ocupan precisamente de esto, de la gestión de la nueva documentación así como, por ejemplo, de asumir los costes de la generación de una nueva tarjeta de crédito.

Un traspiés

Si la felicidad os embarga durante el viaje y uno de tus amigos siente la necesidad de bailar a lo Lady Gaga por la Quinta Avenida de Nueva York, con la mala pata de caer y romperse un tobillo, Estamos Seguros de que agradecerás mucho tener un seguro que os eche una mano. Las coberturas relacionadas con la salud en los viajes son de lo más variadas y pueden cubrir hasta el más mínimo detalle, en función del producto. Más allá de la propia asistencia sanitaria y de ocuparse de que tu amigo se encuentre bien lo antes posible, el seguro de viaje también puede facilitaros ostras cuestiones importantes cuando viajas acompañado. Es el caso de sufragar la estancia en el hotel, cuando el médico así lo recomiende, tanto al convaleciente como al acompañante.

Las maletas no llegan a su destino

Tú querías llevar la maleta en cabina pero tus compañeros de viaje se empeñaron en facturar y ahora os toca pasar un verano en Islandia con chanclas porque la compañía aérea ha perdido vuestro equipaje. De nuevo el seguro sale al rescate. Además de una compensación por la pérdida de las maletas, muchas aseguradoras incluyen entre sus coberturas servicio de búsqueda del equipaje y envío de nuevo a sus propietarios en cualquier lugar del mundo.

Debéis volver antes de lo previsto o, directamente, cancelar el viaje
Cualquier destino elegido puede presentar contratiempos, especialmente en un contexto de pandemia como el que estamos viviendo actualmente. Por ello, no es necesario culpar a nuestro amigo por haberse empeñado en elegir ese viaje, si la cosa se complica de verdad, el seguro os echará una mano. Hablamos, por ejemplo, de un temporal inesperado o, dada la situación actual, de la declaración del estado de alarma o cierre perimetral en nuestro destino. También es posible que el viaje deba cancelarse antes incluso de haberse iniciado. La mayoría de seguros recogen situaciones de peso, como el ingreso hospitalario o fallecimiento de un familiar cercano, la pérdida del empleo o nueva contratación, etc.

Sin embargo, también podemos encontrar seguros que cubren específicamente la anulación del viaje “porque sí” o, lo que es lo mismo, porque la amistad se ha roto antes incluso de empezar las vacaciones.
Aquí hemos hecho repaso de cinco de los percances más habituales pero lo cierto es que en los viajes puede ocurrir de todo. Este “todo” casi siempre es bueno pero, sin lugar a dudas, cuando algo malo ocurre, no hay nada como tener a mano un amigo… y un seguro.